Con los colores

de la naturaleza

Colores naturales

Los colores básicos del teñido natural se fabrican a partir de las siguientes plantas y cochinillas. Se fabrican secando y cocinando de la planta, su corteza o sus raices. Con estos colores básicos se combinan bellísimas constelaciones de colores. Estos colores naturales se adhieren a la tela y dan armonía y un respiro al alma.  Como medio de barnizado se usa alumbre – por eso los productos son aptos para personas sensibles y alérgicas.







Por ejemplo, la reseda y la rubia roja son las plantas de teñido más antiguas: ya los Egiptos las usaban. Hasta hace 200 años hubo solamente plantas para el teñido. Y aún en estos días el teñido de plantas es sinónimo de la harmonia y la belleza de la naturaleza.


Cochinillas son pulgas de plantas. Una vez secadas, se obtiene el colorante rojo carmín. La cochinilla proviene de México y se cultiva también en las Islas Canarias. Vive encima de higos picos, de los cuales chupa el zumo.







La reseda se encuentra en el sur de Alemania, en Austria y también en la zona norte de La Palma. Las resedas contienen el colorante Luteolina. Disuelto en agua se obtiene un color amarillo muy bonito.


 





La rubia roja crece en el Mediterráneo este y el sur-este de Asia. Las raices de la planta contienen el colorante rojo alizarina. Disuelto en agua se obtiene un color naranja.







El catechu es una acacia que se encuentra en el sur de Asia. Su corteza rallada hace un color marrón.








El añil es el color azúl del teñido de plantas. Se obtiene a patir del índigo indú o la yerba pastel. Las plantas no contienen el colorante directamente. El añil se produce a través de la oxidación con el aire.

 

Colores naturales